ALCEM

Association pour les Langues et Cultures Européennes Menacées


Accueil > ESPAGNE > Le projet de déclaration de la langue asturienne en tant que langue (...)

Le projet de déclaration de la langue asturienne en tant que langue co-officielle

lundi 12 juillet 2021, par Roberto González-Quevedo

El Gobierno del Principado de Asturias baraja la posibilidad, de cara a la declaración de la oficialidad del asturiano que se ha comprometido a impulsar esta legislatura, que la necesaria reforma estatutaria para aprobarla no regule el alcance de la misma y que una ley posterior fije el marco legal, la regulación del uso de las lenguas o su implantación progresiva.
Según la titular de Cultura, « sería posible que la declaración estatutaria de oficialidad no regulase el alcance de la misma » y que se remitiese a una futura ley en la que se determinaría el marco legal de actuación, la regulación del uso de las lenguas o el carácter progresivo de su implantación por lo que sería el parlamento autonómico « quien determinaría el tipo de cooficialidad que se aplicaría a las lenguas oficiales ».
Piñán incide en que cuando se habla de cooficialidad « nadie se está refiriendo a un modelo estándar de aplicación » dado que en España « no hay una única oficialidad » y que cada comunidad autónoma en la que conviven dos o más lenguas la reguló y aplicó « de muy distinta manera ».
Así, apunta, la cooficialidad del euskera no se aplica igual en el País Vasco que en Navarra « y en esta comunidad es distinta la cooficialidad que promovieron los diferentes gobiernos » y añade que también hay notables diferentes entre la cooficialidad del catalán « en Cataluña, en la Comunidad Valencia o en Baleares, y en estas dos comunidades entre la que aplicaron los gobiernos del PP y la que se está llevando a cabo en la actualidad ».
En este sentido, la consejera apunta que « si el concepto de oficialidad no es unívoco, el de oficialidad amable referido por este Gobierno tampoco » y que su intención es referirse es « recoger el espíritu » con el que entienden que se debe afrontar el proceso de determinación de las lenguas propias por parte del parlamento, « un espíritu de diálogo y de búsqueda del mayor consenso posible ».